3/7/17

Historia 49. Z, la ciudad perdida.

Película


ESOS LOCOS MARAVILLOSOS
En una calurosa tarde, sentada en un ventilado banco a la sombra, cómodamente instalada, me pregunto qué espolea la curiosidad de algunos para dejar el confort de lo conocido y partir tras un sueño. Qué es tan poderoso como para arriesgarlo todo, vida incluida, intentando alcanzar una hipotética recompensa, una segura quimera.

Se dice qué lograr conocimiento, convertir un sueño en realidad, descubrir lo desconocido. Hay una ingente cantidad de estos ingredientes, conocimiento y sueño, en gestas parecidas o similares a la narrada en “Z, la ciudad perdida”.Percy Fawcett, exploró a principios del siglo XX regiones del Amazonas en busca de una ciudad perdida que demostraría la existencia de una antigua civilización.

La historia de las exploraciones realizadas por el hombre, desde que el Sapiens se puso en marcha, tanto aquellas de las que tenemos constancia, como las más de las desconocemos todo, aunque si disfrutamos de las consecuencias de las mismas, están llenas de ingredientes como afán de conocimiento y deseo de alcanzar un sueño.

La curiosidad y el afán de conocimiento son caballos desbocados que siempre nos han movido, con o sin brújula, de un confín al otro del planeta. Pero en el saber y conocer hay un ingrediente que va cosido a estos y es el sueño, el fabular e imaginar intentando construir aquello que se ignora. No hubo nada más estimulante para los prepotentes europeos del siglo XIX como ese mapa de África únicamente conocido en sus costas y con un inmenso vacío en su interior esperando ser llenado.

Existe otro motor de puesta en marcha para locos de todas las latitudes y épocas. La cita se le atribuye a Etmun Hillary, el primer escalador, junto con su sherpa Norgay, del Everest que a la pregunta de por qué escalar montañas poniendo en riesgo la vida contestó: “porque están ahí”. Esta es mi respuesta favorita a la explicación de estos impulsos entre heroicos y suicidas.

No obstante, no hay que despreciar otras motivaciones que también, en muchísimos casos, puede que en la mayoría, de una manera u otra, han estado ahí: la ambición personal, la política con intereses económicos y las aspiraciones espirituales.

La ambición personal del arriesgado aventurero siempre ha sido un poderoso acicate y el prota. de la peli, en un principio también cae en sus garras. El reconocimiento de nuestros iguales que suele traer consigo beneficios sociales a nadie le amarga.

En cuanto a la política, sus representantes mirando por el bienestar económico y estratégico del país de turno es la otra cara, aunque en un buen número de veces hace posible la realidad del sueño y la consecución del conocimiento. Los países siempre han esperado sacar algo de los soñadores. Hay una escena en la pelí en la que se ven en funcionamiento estos planteamientos. Percy Fawcett, se dirige a los socios de la prestigiosa Royal Geographical Society inglesa exponiendo la necesidad de una segunda exploración. Los distinguidos socios responden a la manera del Parlamento inglés, aclamando o abucheando según se desgranan los argumentos, hasta que Fawcett, en un fabuloso discurso consigue aunar voluntades en pos de la propuesta. Ese propósito ineludible por llevar a término locuras delirantes sigue siendo fantástico.

El poner imágenes a la historia es sumamente atractivo, recrear ambientes, situaciones, atmósferas es lo que se espera del buen cine. Cine de aventuras y crónicas humana. Todo aquello que esperamos de una película interesante está ahí: dirección (James Gray), interpretación (Charlie Hunnam, Sienna Miller, Tom Holland, Robert Pattinson), ambientación, guión, ritmo, personajes. Y toda la cinta se convierte en un punto de partida para saber más puesto que el hecho de estar basada en una historia real la transforma en objeto de indagación y conocimiento si se quiere ir más allá de la pura evasión.

"Soñar, ir tras lo desconocido. Buscar la belleza es una recompensa en sí misma. El hombre debe perseguir lo que excede a su comprensión, sino ¿para qué existe el cielo?".

          

Historia 49. Z, la ciudad perdida.

Historia



UNA HISTORIA REAL
Cuando oyes hablar de personajes como Fawcett la curiosidad no se sacia fácilmente. Para todo aquel que quiera más, hay va un poco más.



            

            

           

           

Historia 49. Z, la ciudad perdida.

Libros


SUPERAVENTURAS
Cuatro libros y cuatro historias, y alguna más, sobre aventuras vitales y arqueológicas impresionantes. Al frente de todas ellas el mismo Percy Fawcett y otros personajes muy parecidos. Lecturas apasionantes.

David Grann, LA CIUDAD PERDIDA DE Z. 2011. Debolsillo.
La fascinante historia del explorador Percy Fawcett, desaparecido misteriosamente en el Amazonas en 1925. Una aventura real y maravillosa en busca de El Dorado.
Durante siglos los europeos situaron la legendaria ciudad de El Dorado en la selva más grande y densa del mundo: el
Amazonas. El explorador británico Percy Fawcett no permitió que el reguero de cadáveres que esta obsesión había dejado en ambas orillas del Amazonas lo desanimara, y se aventuró en la impenetrable jungla en busca de esa antigua civilización. Después de emprender una expedición tras otra sin éxito, en 1925 desapareció sin dejar el menor rastro.
Desde entonces, cientos de hombres han surcado la indómita selva para tratar de averiguar qué ocurrió con la expedición de Fawcett. Para todos ellos solo había tres respuestas posibles: la captura por parte de una tribu, la locura o la muerte.
El prestigioso periodista de la revista The New Yorker, David Grann, se ha adentrado en el «infierno verde» para reconstruir con maestría la aventura del genial Percy Fawcett. La ciudad perdida de Z: la historia real de una obsesión mortal en el Amazonas


Mark Adams, DIRECCIÓN MACHU PICCHU. 2013. Xplora
Según la versión oficial de los hechos, la lluviosa mañana del 24 de julio de 1911, el joven profesor de Yale, Hiram Bingham III, en su búsqueda de la Ciudad Perdida de los incas en los Andes peruanos, dio con las ruinas de una antigua ciudad oculta entre nubes y vegetación: La impresionante ciudadela de Machu Picchu, el descubrimiento arqueológico más famoso del siglo XX. Transcurridos cien años del hallazgo, a los misterios que rodean a las ruinas se le une la polémica en torno a la figura de su descubridor, al que acusan de sacar de forma ilegal numerosos objetos de un valor incalculable y quedarse para él solo con el mérito de haber encontrado uno de los lugares arqueológicos más importantes del mundo.
Mark Adams, un editor de una revista de viajes de aventura, harto de ver pasar la acción por delante de su mesa de trabajo, decide lanzarse a la aventura y rehacer los pasos del explorador con el objetivo de resolver los numerosos misterios que siguen sin respuesta sobre Machu Picchu, los incas y la figura de Hiram Bingham III. Un descabellado plan, especialmente para alguien que nunca ha dormido en una tienda de campaña, en el que contará con la ayuda de un experimentado y aguerrido australiano, además de varios indígenas y sus mulas, con los que recorrerá un terreno tan duro como espectacular.
Adams nos transporta a través de un relato extremadamente entretenido, didáctico e inspirador por algunos de los paisajes más magníficos y con más historia de Perú; desde la antigua capital inca de Cuzco hasta las enigmáticas ruinas de Vitcos y Vilcabamba, recorriendo los caminos incas, pasando por collados a mas de 4.000 metros, selvas nubosas y paisajes desolados. En el camino encuentra un país aún por descubrir repleto de geniales y excéntricos personajes, mientras da respuesta a algunos de los enigmas mejor guardados: ¿Fue Hiram Bingham un héroe o un villano? ¿Para qué se construyó el Camino Inca? ¿Qué fue Machu Picchu?


Howard Carter, EL DESCUBRIMIENTO DE LA TUMBA DE TUTANKHAMON. 2007
El descubridor de la tumba de Tutankhamón, narra sus experiencias con minuciosidad y una amenidad que hacen compartir al lector toda la emoción suscitada por un descubrimiento que hizo época y que sigue fascinándonos.






C.W. Ceram. DIOSES, TUMBAS Y SABIOS. 2001 Destino

Este libro narra las aventuras de aquellos intrépidos arqueólogos empeñados en descubrir los secretos de civilizaciones ya desaparecidas. Gracias a ellos conocemos Troya, los tesoros aztecas, la tumba de Tutankhamón, Pompeya, Nínive, el Valle de los Reyes, los secretos de la escritura cuneiforme... El autor nos describe en este libro el periplo de estos hombres. 

Historia 49. Z, la ciudad perdida.

Arte

Sebastiao Salgado
SELVAS
Dos pesos pesados. Un fotógrafo y un pintor. Dos visiones de la selva. Una selva igual y muy diferente a la que vio y vivió Percy Fawcett. El fotógrafo Sebastiao Salgado recogió en su obra Génesis su visión sobre el Amazonas, sus gentes y sus paisajes. Nadie ha mirado la selva así. Henri Rousseau utilizó todos los colores a su alcance para reflejar un mundo absolutamente personal creando una selva es amable y hechicera.  




Amazonas, una odisea brasileña de Sabastiao Salgado.


Sebastiao Salgado, Libro Génesis







              






Henry Rousseau

Biografía de Henry Rousseau









          

          

Historia 49. Z, la ciudad perdida.

Música

ECOS DE LA SELVA
La selva está llena de sonidos de toda clase, rumores, ruidos, sintonías... Algunas son reales y naturaleza al únisono componen una auténtica sinfonía. Otras están inspiradas en ella como la banda sonora compuesta para la película. Alguna otra más, mero antojo.  

          


          

          

Esta preciosidad también suena en la película.


           

            

            


Para acabar, un imprescindible. 

            


Mil gracias a mi colaborador especial.

Lo que fue


Lo que fue

22/5/17

Historia 48. El monarca de las sombras, JAVIER CERCAS

Libro





¿HÉROES?

En los últimos años he oído  lo  mucho que ha dado que hablar entre críticos y aficionados lo que se ha llamado realidad ficcionada. Según he podido entender se trata de llevar a la categoría de relato literario la experiencia vital de cada cual. A favor. En contra. No lo sé. Si empiezo a pensar qué hay de razón o conveniencia en uno u otro lado e intento formarme una opinión al respecto, me quedo sin tiempo para leer algunos de los objetos de tanto apasionado debate. Hace ya tiempo que leí de Javier Cercas Anatomía de un instante y disfruté desde el primer párrafo hasta el último, y hay un buen trecho, con la claridad, el volumen de datos y la amenidad del relato. Medio historia, medio crónica, medio ficción, medio literatura. Oye, qué me da igual. Lo disfruté con la alegría de la profana que no repara en juegos florales si no que se deja llevar confiada de la mano del profesional. Con El monarca de las sombras me ha sucedido algo parecido.

Cercas empieza su relato de esta manera tan clara: “ Se llamaba Manuel Mena y murió a los diecinueve años en la batalla del Ebro. Fue el 21 de septiembre de 1938, hacia el final de la guerra civil, en un pueblo catalán llamado Bot” La investigación que realiza intentando reconstruir la breve vida y muerte de su tío abuelo Manuel Mena se convierte en la trama de la historia. Cercas la realiza ayudándose de su madre y de los pocos testigos contemporáneos a los que puede recurrir como el Pelaro. También cuenta con la ayuda de su amigo David Trueba que aporta más sentido a la historia de lo que en un principio podría esperarse. Corriendo paralelo al relato de investigación que realiza Cercas, aparece la reconstrucción de los hechos presentada como una crónica, lo más fiel posible. Con ello, tenemos un doble relato, dos caminos que confluyen y se complementan: la investigación propia junto a la crónica fiel de los hechos protagonizados por Mena.

Cercas va ágil, directo, claro y en un intento de incluir todos los puntos de vista, los muestra brindándole la posibilidad de elección al lector “No me preguntaré cuál es la reacción de Manuel Mena al notar que una bala acaba de alcanzarle. Ni me preguntaré si, gracias a su múltiple experiencia de herido en combate por fuego contrario, entiende de inmediato que esta herida es fatal, o si tarda un tiempo en entenderlo, o si no lo entiende en absoluto, al menos mientras yace herido en el Cucut. Ni por supuesto me preguntaré si siente pánico, si maldice, si intenta estar a la altura y dar la talla y soportar en silencio el dolor insoportable de la herida o si, consciente de la gravedad de lo ocurrido se derrumba y gime y llama a su madre entre lágrimas y gritos de congoja.”

Y luego están las frases largas que son un plano secuencia en el que él pone las palabras y cada uno de nosotros concretamos las formas con la imaginación “Hubo exclamaciones, saludos, besos y abrazos, y al final nos hicieron pasar a una estancia amueblada con el barroquismo inconfundible de los comedores de Ibahernando e inundada por el sol quemante del mediodía que entraba desde una ventana abierta a un descampado, donde unos niños jugaban al fútbol sobre una extensión de pasto amarillo.”

Tema fundamental y que me gusta sobremanera: Kalos Thanatos, la bella muerte. El Sapiens, siempre preocupado por sobrevivirse de alguna manera, elaboró en la antigua Grecia este concepto en el que el héroe, tras una vida breve y gloriosa, una vida que todos recordarán, muere joven evitando los años de deterioro y decrepitud en la vejez y dejando una huella indeleble por las hazañas realizadas. Sí, el amado por los dioses es llamado joven. Pero si se pudiera elegir con qué nos quedaríamos ¿una vida breve intensa y gloriosa o una vida larga y corriente, como la de tantos otros? Para algunos la elección es fácil y viven su vida como queriendo cumplir una promesa no hecha pero si asumida. Para otros, puede que para la mayoría, no es una elección fácil en el hipotético caso de poder realizarla, y seguramente, otros tantos ni en sus ratos de más absoluto aburrimiento se les ocurre deshacer esta disyuntiva con tintes existenciales. El libro de Cercas tiene buenas dosis de este ingrediente: “Lo que entonces comprendí fue que la muerte de Manuel Mena había quedado grabada a fuego en la imaginación infantil de mi madre como eso que los griegos antiguos llamaban kalos thanatos: una bella muerte. Era, para los griegos antiguos, la muerte perfecta, la muerte de un joven noble y puro que, como Aquiles en la Ilíada, demuestra su nobleza y su pureza jugándose la vida a todo o nada”

Un pasaje en que no pasar de puntillas, en el que quedarse para paladearlo y perderse como lo hacen David Trueba y el propio Javier Cercas: la historia del escritor serbio Danilo Kis titulada “Es glorioso morir por la patria”. Como una historia dentro de la historia, el relato aporta nuevas perspectivas y abre nuevas vías a la propia historia de Manuel Mena.

Moviéndome entre la muerte, los ideales, el heroísmo, la guerra y la sinrazón, he recordado un libro de Pérez Reverte que leí cuando todavía era más ingenua que ahora: “El húsar”. Voy a buscarlo, comprobaré cómo ha envejecido, él y yo.





Historia 48. El monarca de las sombras, JAVIER CERCAS

Historia

16. 000 MUERTES



Derroche de energía, vitalidad y vida imposible de reemplazar. Resumen y conclusión para todas y cada una de las batallas y guerras que en el mundo han sido. La Batalla del Ebro, la que le tocó en suerte a Manuel Mena y a tantos otros hombres con toda la vida por delante que ya nunca pudo ser.




          

           






          

Historia 48. El monarca de las sombras, JAVIER CERCAS

Arte


MIRADAS NO EXCLUYENTES









Un poco de Velázquez, un poco de Goya, un poco de Picasso. Un poco, sin empachos, para pararse y paladear estas tres versiones del arte de la guerra, del arte de matarse los unos a los otros.

Empezamos con la elegancia, la honorabilidad, con el realismo naturalista del pincel de Velázquez.
Es esta una visión caballerosa sobre la demostración de lo vil que puede ser el hombre con sus iguales. En Velázquez la rendición de un acto de guerra se convierte en algo noble, una demostración de que esas situaciones también sacan lo mejor de cada cuál. Lo único que le falta es la banda sonora que eleve a la categoría la acción.

Le sigue Goya. El horror, la crueldad, guían al aragonés con un dibujo cortante y desprovisto de color. Los desastres de la Guerra ponen encima de la mesa la afirmación clásica de Hobbes de que el hombre es un lobo para el hombre.

El tercero es Picasso y con él aparece la hondura espiritual del horror que prescinde de la imagen fácilmente reconocible. Utiliza el cubismo para verlo todo y sentirlo todo. El Guernica como símbolo.

Cercas cita a los dos primeros y yo añado el tercero. Para elegir, o mejor aún, para quedarse con los tres.

" Se no ha olvidado, pero es así. En realidad, la gente casi siempre ha pensado que las guerras son útiles, que sirven para arreglar los problemas. Eso es lo que los hombres hemos pensado durante siglos, durante milenios: que la guerra es algo terrible y cruel pero noble, el lugar donde damos la auténtica medida de nosotros mismos. Ahora esto nos parece una gilipollez, un delirio de tarados, pero la verdad es que hasta los artistas más grandes lo pensaban. No sé, tú ves La rendición de Breda, con el campo de batalla todavía humeante y toda esa gente tan caballerosa, tan digna en la derrota y tan magnánima en la victoria, y te dan ganas de estar allí aunque sea como un derrotado: ¡joder, pero hasta los caballos parecen inteligentes y generosos! En cambio, tú ves Los fusilamientos del 3 de mayo, o Los desastres de la guerra, y se te ponen los pelos como escarpias y de lo único que te entran ganas es de salir corriendo. Claro, nosotros ya sabemos que Goya está mucho más cerca de la realidad que Velázquez, pero lo sabemos desde hace poco; o quizá simplemente es que Goya pinta la guerra tal como es, mientras que Velázquez la pinta tal como nos gustaría que fuera, o tal como durante siglos nos imaginamos que era. Sea como sea, seguro que cuando se fue a la guerra Manuel Mena tenía una idea de ella mucho menos parecida a la de Goya que a la de Velázquez, que es la idea de la guerra que siempre han tenido los jóvenes antes de ir a la guerra.” (J. Cercas)



                  



              

               




          


           

           


Historia 48. El monarca de las sombras, JAVIER CERCAS

Película


El impacto de lo visual

La madre de Cercas: " Claro, Javi -explicó, señalado la tele-. Lo que pasaba en esa película es lo que pasa siempre: uno se muere y al día siguiente ya nadie se acuerda de él. Eso es lo que pasó con mi tío Manolo." Ese es el comentario de la madre de Cercas al ver la película de Antonioni "La aventura", en principio con una temática muy diferente a la referida en el libro pero con alguno de los mensajes coincidentes.

Después algo de temática totalmente apropiada: Soldados de Salamina, historia basada en una novela de Cercas y dirigida por David Trueba; Ebro, de la cuna a la batalla; La vaquilla, la visión agridulce de Berlanga sobre de la guerra y La delgada línea roja una de las mejores películas sobre la guerra y de como desmitificarla.





La aventura, 1960
Director: Michelangelo Antonioni
Reparto: Gabriele Ferzetti, Monica Vitti.
Sinopsis: Anna, una rica joven romana, su novio y Claudia, su mejor amiga, se embarcan en un crucero veraniego entre las escarpadas islas sicilianas... (FILMAFFINITY)





                                                                                                                        




Ebrode la cuna a la batalla , 2016
Director: Román Parrado
Reparto: Oriol Pla, Enric Auquer, Alex Monner
Sinopsis: En 1938 la Guerra Civil española ya ha desgastado a ambos ejércitos y arrasado los ánimos de la población. A pesar de todo, las diferencias entre republicanos y nacionales son reveladoras: El bando fascista dispone de la ayuda incondicional del armamento y los hombres facilitados por Hitler y Mussolini mientras el ejército republicano se ve ignorado por una Europa más preocupada por una posible Gran Guerra que por el destino de España. En este ambiente el cruce del Ebro parece la mejor táctica republicana para invocar las alianzas internacionales indispensables y demostrar, a la vez, la resistencia frente a los fascistas, que llevan impulso hacia la victoria. (FILMAFFINITY)

         


Soldados de Salamina, 2003
Director: David Trueba.
Reparto: Ariadna Gill, Ramón Fontseré, Joan Dalmau.
Sinopsis: Una novelista que ha dejado de escribir rastrea una historia real sucedida en los últimos días de la Guerra Civil: el escritor y falangista Rafael Sánchez Mazas fue fusilado junto a otros cincuenta prisioneros, pero logró huir y esconderse en un bosque. Al parecer, un soldado de los que peinaban la zona para capturarlo lo encontró, pero lo dejó escapar. La escritora recompone las piezas de este rompecabezas plagado de contradicciones y personajes enigmáticos. Con sus investigaciones, aunque no sea consciente de ello, no sólo busca la verdad de esa historia, sino encontrarse a sí misma. (FILMAFFINITY)





La vaquilla, 1985.
Director: Luis García Berlanga.
Reparto: Alfredo Landa, Guillermo Montesinos, Santiago Ramos.
Sinopsis: Guerra Civil Española (1936-1939). En el frente, un grupo de soldados se limita a escribir cartas o a dormitar. Pero la tranquilidad se rompe cuando un altavoz de la Zona Nacional anuncia que, con motivo de la Virgen de Agosto, se va a celebrar en un pueblo cercano una corrida. Cinco combatientes de la Zona Republicana deciden robar la vaquilla para arruinarle la fiesta al enemigo y conseguir la comida que necesitan. (FILMAFFINITY)



            




La delgada línea roja, 1998
Director: Terrence Malick
Reparto: Sean Penn, James Caviezel, Nick Nolte.
Sinopsis: Año 1942, en plena Segunda Guerra Mundial en la Isla de Guadalcanal, en el Pacífico. Un grupo de hombres de la compañía de fusileros del ejército americano "C de Charlie" combate contra el ejército japonés por la conquista de una estratégica colina. Este grupo forma parte de las tropas enviadas para relevar a las unidades de infantería de la Marina, agotadas por el combate. (FILMAFFINITY)




Historia 48. El monarca de las sombras, JAVIER CERCAS

Música


ACOMPAÑAMIENTO SONORO
La guerra en el cine, con la apropiada banda sonora, suena a esfuerzo heroico. Me encantan las bandas sonoras de las pelis pero en este caso añaden un ingrediente que engañoso para mi gusto. En la última de Scorsese, Silencio, la banda sonora está formada por los ruidos de la naturaleza: viento, pájaros, mar... y la apreciación cambia. No obstante, un poco de guerra vista por alguno de los grandes no está nada mal.  


              


           

Por supuesto, la música de la propia guerra civil, la contemporánea a los hechos, aquella que animaba al personal o le hacía pensar en tiempos mejores no podía faltar. 

              

Bob Dylan podría ser parte de la banda sonora del libro ya que Cercas y Trueba, en una de sus conversaciones tienen a Dylan como acompañamiento.

              

Después de toda la barbarie bélica, una de esas cosas bellas que mantienen viva la fe en el ser humano.

          

Mil gracias a mi colaborador especial

Una más


Una más



11/4/17

Historia 47, Comanchería

Película
TEXAS-2016

Mira que me dan fatiga los western al uso. No tengo espíritu de frontera y me da una galbana terrible cuando los machotes de turno hacen gala de sus reales y armados con un pistolón y con una masculinidad mal entendida, se pasean por el polvoriento medio oeste dando que hablar. Lo dicho. Me canso de trotar, correr, mirar mal y sacudir, antes de empezar. Pero qué sorpresa más grata me he llevado con Comanchería (sobre el título que le han dado en España, nada que comentar, sin palabras). Aunque he visto la película clasificada como thiller, western, acción, drama… para mí el aroma a western-2016 es muy potente. Desde luego tiene un poco de todo eso consiguiendo una historia con muchos ingrediestes y posibilidades.

David Mackenzie nos propone una historia en la que dos hermanos, la pareja formada por Chris Pine y Ben Foster, van a atracar una serie de bancos con el objetivo de saldar la deuda que les permita mantener la granja familiar. Detrás de sus talones tendrán al sheriff interpretado por Jeff Bridgess.

Cierto, puede ser un western moderno por su planteamiento con ese aroma clásico de apuestas fuertes y también tiene el ritmo y la acción de un thiller y un trasfondo social que enriquece la historia de una forma magnifica. No, no estamos ante el bueno y el malo y que cada uno se posicione según preferencias o rarezas. Existe una situación social muy concreta que es la que desencadena la acción y es en ella en la que nos enganchamos con gran facilidad. No hay moralina, simplemente situaciones que la realidad nos plantea a diario y soluciones algo más desacostumbradas para poder seguir adelante, si no no tendría la brillantez que posee.

Al igual que el trabajo del director, el guión aparece como una pieza mimada, trabajada y maravillosamente resuelta. Desde la trama hasta los diálogos de los personajes, con un punto de humor negro muy apropiado, están muy elaborados y resueltos con gran eficacia.

Si tenemos un director que sabe lo que hace, una buena historia y un magnífico guión sería una pena que los intérpretes no estuvieron a la altura y la verdad es que lo están. Jeff Bridges está mejor que en sus años mozos y Pine, Foster y Gil Birmingham dan la réplica al veterano sin despeinarse. Un coro muy bien afinado.

Además, hay dos ingredientes que arman la peli y ésta no sería lo mismo sin ellos: el paisaje y la música. El paseo que nos damos de la mano de los protas por la Texas profunda, la menos cinematográfica pero muy reveladora, como el viaje visual por los escenarios resecos, áridos, inhóspitos que hablan con imágenes sobre el carácter de las gentes que las habitan. Y no se puede olvidar esa música, country, muy propia pero con mensajes entre poéticos y sociales. Un acompañamiento muy acertado.

        

Historia 47, Comanchería

Historia

ATRACOS

La historia de Estados Unidos ha creado toda una mitología alrededor de lo que fue la conquista del oeste llena de forajidos, ladrones y sheriff de todo pelo. Entre ellos, los sucesos relacionados por el dinero fácil son muchos y variados y, gracias a la invasión de la cultura norteamericana, sabemos más de los malos americanos que de los propios. Entre todos ellos los ladrones de bancos son muy populares ya que se esfuerzan en coger el dinero y salir corriendo. A priori, una empresa fácil de realizar en los pequeños bancos y pueblecitos más pequeños todavía. Poco riesgo y botín modesto pero seguro. Todos sabemos que eso les funciona durante un tiempo hasta que las cosas se complican y es entonces cuando la historia se pone interesante. Con esta tipología sencilla de coge el dinero y corre, realizada en sitios perdidos del medio oeste americano, es como actual los protagonistas de la película. Estos personajes son pura literatura pero otros de carne y hueso inspiraron inspiraron textos y películas sobre sus orilladas andanzas.




















          

            




Historia 47, Comanchería

Libros

ATRACOS LITERARIOS


Un buen puñado de libros para leer, en clave de ficción y de realidad, historias que se prestan a ser contadas y, aunque no quede del todo bien, disfrutadas.   

Donald Westlake, Atraco al banco. 2012
Cuando la última genialidad del criminal John Dortmunder timar a inocentes familias vendiendo enciclopedias a domicilio— está a punto de proporcionarle un nuevo pasaje a comisaría, su amigo Kelp acude en su auxilio para ofrecerle el negocio del siglo: robar un banco. Pero no solo su dinero, sino «todo» el banco. A las afueras de Nueva York, una entidad bancaria ha instalado provisionalmente sus oficinas en una caravana, lo que a Kelpse le antoja como un «montón de dinero con ruedas». Con esta idea en mente, Dortmunder y Kelp se lanzarán a tan lucrativa aventura con la única ayuda de un eterno aspirante a policía muy resentido con el cuerpo. Nada parece poder detener en su empeño a estas tres brillantes mentes criminales, ¿verdad ? (Casa del Libro)


Carles Quilez, Atracadores. 2002
Atracadores lo forman once relatos construidos en clave periodística de las principales bandas de atracadores de bancos que han actuado en Barcelona en los últimos 25 años. Son historias reales presentadas con un lenguaje directo y próximo al objecto de definir con mayor detalle la personalidad e historia de sus protagonistas. Se trata de un trabajo de investigación periodística de más de diez años que el autor ha condensado en este libro. Las once historias son relatos humanos, duros, casi increíbles que definen el perfil de unos policías y unos delincuentes exponenciales que, en la mayoría de los casos, el autor ha conocido personalmente. Este trabajo presenta sin maquillaje ni cortapisas cómo ha sido y es la vida cotidiana de aquellos que viven a uno y otro lado de la legalidad. (Casa del Libro)

Hausmann Gudmundsson, Atraco a bancos. 2008









Diario de un ladrón de bancos, Danny King. 2007
Chris Benson admira a su hermano Gavin, un veterano atracador de bancos. Es la estrella allí donde va y Chris aspira a ser como él a cualquier precio: no quiere acabar como la gente normal y corriente, esos trabajadores que considera «chusma». Cuando a Gavin le cae una condena de quince años a la sombra, los problemas amenazan con desbordar a Chris, que tendrá que «consolar» a la mujer de su hermano mientras intenta mantener bajo control a Vince, su socio psicópata. Y entonces empieza a echar de menos la vida tranquila... Pero puede que ya sea demasiado tarde. (Casa del Libro)


Maj Sjowall, Per Wahloo. La habitación cerrada. 2012

Dos casos sin resolver, tres policías en apuros y un asesino suelto dispuesto a matar de nuevo. El comisario Martin Beck y su equipo se hallan en una encrucijada en que nada parece tener relación en sí, pese a que todo apunta a lo contrario: un banco ha sido atracado en una parte de la ciudad, mientas que en otra se ha encontrado un cadáver en una habitación cerrada a cal y canto, sin arma ni pista alguna en la escena del crimen. ¿La situación podría ser peor? Efectivamente, en una novela de Martin Beck, todo lo malo tiene la oportunidad de empeorar hasta su resolución final. Octava y antepenúltima entrega de la serie de novelas policíacas protagonizadas por el comisario Martin Beck, icono de la pareja de escritores Maj Sjöwall y Per Wahlöö. Escrita originalmente en 1972 y ambientada ensu Suecia natal, esta emocionante historia ha sido considerada una de las mejores de la serie, tanto por su doble trama excelentemente tejida como por su sorprendente final.